vicepresidente de Life Fitness International

Frank Van de Ven, vicepresidente de Life Fitness International

Ser el único miembro no estadounidense del equipo ejecutivo de la empresa líder mundial Life Fitness convierte a Frank Van de Ven en un caso aparte, pero lo cierto es que este vicepresidente se siente como en casa en Life Fitness. En la década de 1990, Van de Ven expandió la empresa, hasta entonces estadounidense, a Europa y otras partes del mundo. Conversamos con Van de Ven sobre la COVID-19, algunas valiosas ideas y la «metatormenta».

Corría el año 1996 cuando Van de Ven empezó de vendedor en Life Fitness, entonces un modesto actor del mercado europeo. Pero cuando la empresa empezó a crecer de verdad, se decidió que este neerlandés hiciera de puente entre Estados Unidos y Europa. Al exitoso aterrizaje en varios países europeos le siguió el de Oriente Medio, África y Asia, en parte gracias al trabajo de Van de Ven.

Estuvo fuera de escena durante un tiempo en diciembre de 2018. Después de más de veinte años, era el momento de asumir un nuevo reto. Pero la nostalgia del antiguo amor creció cuando KPS Capital Partners se hizo con Life Fitness y Chris Clawson volvió a ser su presidente. Clawson (director general de Life Fitness entre 2010 y 2016) pidió a Van de Ven que regresara y decidió dar el salto, en parte por las nuevas oportunidades que ofrecía la adquisición de KPS Capital Partners.

COMPROMISO

En septiembre de 2019, Van de Ven se unió de nuevo a Life Fitness y retomó su cargo de vicepresidente internacional. Y le tocó vivir la pandemia de la COVID-19. «He visto muchas cosas en estos cuarenta años, pero nunca nada parecido a esto. A finales de 1999 y en 2008 tuvimos que hacer frente a la crisis económica, pero nada comparable con la COVID-19. He vivido en persona cómo nuestro sector ha madurado mucho y se ha profesionalizado. Destacaría dos aspectos: la adaptabilidad y la velocidad de reacción. También he disfrutado mucho al ver a la gente trabajar junta, ya fuese NL Actief con los gimnasios y los proveedores o los proveedores entre ellos. Grandes actores que compartían experiencias, información y planes para reabrir los gimnasios. Por supuesto, todos tenemos nuestra opinión sobre el poder de la colaboración, pero no es lo mismo tener una opinión que llevarla a la práctica. La implicación es muy importante y debe continuar. Aunque estemos a 1 de julio y los gimnasios estén abriendo.»

¿CREES QUE LA ESTRECHA COLABORACIÓN DEL SECTOR DURARÁ?

«Eso espero. La COVID-19 no ha desaparecido y aún no tenemos una vacuna. Debemos seguir trabajando juntos por lo que respecta al lobi de La Haya. El fitness debería verse como una vacuna de la COVID-19. La gente se contagiará, y desde luego se contagiará en los gimnasios. Habrá quien dirá que los clubs de fitness deben cerrar, pero es un sinsentido. Nuestro sector puede crear gimnasios seguros e higiénicos. Cuando has acabado de entrenar, limpias el equipo. ¿Has visto en algún restaurante que el comensal limpie la mesa cuando ha acabado? ¿O la mesa de la oficina? Los gimnasios están más limpios que la mayoría de instalaciones. Tenemos que mostrar que podemos crear un entorno seguro en el que la gente pueda trabajar en su propia vacuna: ponerse en forma.

La industria del fitness pronto se recuperará. El estudio de Piper Sandler sobre la relación entre el sector del fitness y el producto interior bruto viene a demostrarlo. En el pasado, el sector ha demostrado resistir bastante bien las crisis. No creo que debamos considerar «nueva normalidad» la actual situación. Estamos en medio de la nada. Cuando haya una vacuna, el problema se resolverá, es decir, podremos volver a la situación anterior, sin distancia social, por ejemplo. Nos acercaremos otra vez. En interiores, exteriores, en casa o donde sea.»

¿QUÉ HA APRENDIDO LIFE FITNESS Y SU RED INTERNACIONAL DURANTE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS?

«El virus se ha desplazado de oriente a occidente. A principios de enero ya había contagios en China, y el país se confinó el 24 de enero. Tras el confinamiento teníamos curiosidad por ver cómo la situación de China se trasladaría a Europa y Estados Unidos. Estuvimos en contacto con los clientes todo el tiempo; compartíamos información veraz, no historias de terror. Queríamos ayudar a los empresarios a mantenerse a flote. Por eso organizamos seminarios web informativos en los que explicábamos cómo dirigirse a un banco o al propietario de las instalaciones.

También analizábamos los datos de otros países. En lugares como Hong Kong, Japón y Australia habíamos visto cómo el porcentaje de socios que volvían al gimnasio tras el confinamiento pronto llegaba al 80 % La gente quería ponerse en marcha otra vez. Por culpa de la COVID-19 habían estado sentados en casa mucho tiempo. Habían acumulado unos kilitos de más. Al contrario, el porcentaje de nuevos socios ha crecido en comparación con el mismo periodo del año pasado. Para los empresarios es fundamental comunicarse con los clientes actuales, pero también plantearse adquisiciones.»

¿CUÁLES CREES QUE SON LAS PERSPECTIVAS DE FUTURO DE LA INDUSTRIA DEL FITNESS?

«Estamos en una metatormenta. Ya pasaba durante la COVID-19. Antes teníamos los gimnasios y centros de deporte tradicionales. Luego había instalaciones prémium y los gimnasios de bajo coste. En este momento existen otra vez matices entre esos gimnasios. Luego las franquicias catapultaron el sector. Y ahora existen agrupaciones que funcionan como un gimnasio sin dueño pero con un sistema de socios. Y este año tenemos la COVID-19. En respuesta, los empresarios tendrán que replantearse cómo conectar con los clientes. Sobre todo online. Antes de la COVID-19 ya habíamos presentado Life Fitness On-Demand y mucha gente lo utilizaba.

En Estados Unidos, por ejemplo, hemos lanzado el producto de exteriores Hammer Strength Outdoor Box. Ya contábamos con instalaciones SYNRGY de interior y exterior. De hecho, hemos sido uno de los primeros en hacerlo. La industria del fitness ofrece a las personas la oportunidad de ganar en salud paso a paso de la mano de profesionales. Ahí radica nuestra fuerza.»

¿QUÉ OPORTUNIDADES SE PRESENTAN PARA LIFE FITNESS DE SEGUIR CRECIENDO E INSPIRANDO A OTROS?

«Por supuesto, seguiremos centrándonos en el desarrollo de productos y la innovación. Se acercan grandes novedades. KPS está invirtiendo importantes desarrollos. Desde 1996, Life Fitness ha consolidado su posición de proveedor de soluciones. Es algo que cada vez cobra mayor importancia. Queremos aportar aún más valor al inspirar a los empresarios a través de colaboraciones y creaciones conjuntas. Somos un proveedor que no se limita a vender productos a los clientes.

También nos tomamos muy en serio la implementación. En Life Fitness nos gusta plantearlo en términos de soluciones. ¿Cómo te posicionas? Puede hacerse recorriendo el camino al lado del cliente. ¿Quiénes son tus socios? ¿Qué es lo que quieren? No vale lo mismo para todos. Tienes que ofrecer soluciones a medida. El modelo de negocio de los empresarios es simple: atraer a suficientes clientes, conservarlos y generar más ingresos. Sobre esa base puedes crear un negocio saludable. Algunos clientes necesitan que los despiertes, que los animes a pensar diferente. Como empresario, culpar a la COVID-19 es demasiado fácil. Ya había una metatormenta en el ambiente antes de la COVID-19. No podemos quedarnos quietos.

Tenemos un centro de innovación en Barcelona donde nos reunimos con los empresarios y sus equipos: ¿cómo ser únicos, qué elementos podemos añadir? Nos gustaría invitar a los empresarios a conectar con nuestros especialistas, a analizar la situación actual y salir mutuamente reforzados. El conocimiento siempre ha sido poder, pero compartir conocimiento y aplicarlo correctamente es más valioso que nunca.»

Life Fitness

Nos llamamos Life Fitness por una razón, ayudar a que la gente lleve un tipo de vida saludable es mucho más que nuestro negocio, es nuestra pasión. Nuestro compromiso, es lo que nos diferencia. Y no acaba con nuestro equipamiento, eso es sólo el principio.