El calentamiento y la recuperación son esenciales para un buen entrenamiento, y además, ayudan a garantizar que el cuerpo esté listo para futuros entrenamientos.

Hoy vamos a combinar “calentamiento y recuperación” con la nueva técnica de liberación y activación muscular, Foam Rolling. Los foam rollers o rodillos, permiten ejecutar la técnica conocida como auto-liberación miofascial, utilizando nuestro propio peso para “rodar” por la zona de nuestro cuerpo.

Tendencias fitness 2019 | Life Fitness Iberia

Siempre debes dedicar unos minutos a calentar antes de hacer ejercicio

Un calentamiento no significa necesariamente estirar, significa una versión de la actividad física que estas a punto de hacer, pero de una menor intensidad. Cuanto mayor sea la intensidad de entrenamiento que vas a realizar, más largo debe ser el calentamiento.

Muchos os preguntaréis cómo se puede saber si estás haciendo un buen calentamiento, pues una muy buena indicación es un sudor ligero.

Calentamientos:

  • Ayuda a que tu sangre circule y lubrique tus articulaciones.
  • Aumenta el suministro de oxígeno y nutrientes a sus músculos, esto evita que te quedes sin aliento pronto o con demasiada facilidad.
  • Tienes que preparar a tu corazón para la actividad, ayúdalo evitando un rápido aumento de la presión arterial.

Siempre debes dedicar unos minutos de recuperación después de hacer ejercicio

Una recuperación adecuada ayuda a que tu ritmo cardíaco vuelva gradualmente a la normalidad y evita lesiones en los músculos. La primera parte de un buen tiempo de recuperación es disminuir gradualmente la intensidad durante varios minutos. La segunda parte es el estiramiento, y lo ideal sería mantener los estiramientos durante al menos 20 segundos.

Recuperación:

  • Ayuda a que tu ritmo cardíaco y tu respiración vuelvan a la normalidad de manera gradual.
  • Ayuda a evitar los desmayos o mareos, por ejemplo: cuando acumulamos sangre en los músculos superiores de las piernas y detenemos repentinamente la actividad puede ocasionar desmayos y mareos.
  • Una buena recuperación después del ejercicio reduce los espasmos musculares, calambres y la rigidez.

Os dejo algunos ejercicios con rodillo para la zona de isquiotibiales y cuádruple, algo muy óptimo para los runners.

  • Debes empezar con una posición sentada, rueda el foam de un lado a otro desde tus glúteos hasta la parte posterior de tus rodillas.
  • Completa el ejercicio, haciendo rodar el rodillo desde la parte superior de las rodillas hasta los tobillos.
  • Repita ambos ejercicios en las dos piernas, y aumente la presión en las partes que sientes más blandas aumentado el tiempo.

¡Anímate con estos ejercicios!

EQUIPA TU GIMNASIO CON LIFE FITNESS

Claudia, Marketing Coordinator

¡Hola! Soy Claudia, me siento muy orgullosa de trabajar para una compañía que puede tener un impacto positivo en la vida de las personas. En mis posts voy a compartir noticias, ejercicios, eventos, consejos, … ¡Espero que os gusten!