¿Estáis buscando una manera de ampliar vuestra rutina? Las zancadas son un complemento ideal para reafirmar glúteos, pantorrillas, isquiotibiales y cuádriceps. Puedes practicar sus múltiples variedades. Éstas son las 5 favoritas de Life Fitness:

Zancadas hacia delante alternativas:

Toma un gran paso hacia adelante y baja tu cuerpo hacia el suelo. Ambas piernas deberían estar a 90 grados. Utiliza tus glúteos e isquiotibiales para levantarte. Repite con el otro lado.

Zancadas hacia atrás alternativas: lo mismo que las anteriores, pero da el paso hacia atrás.

zancadas

Zancadas cruzadas hacia atrás: transfiere el peso de tu cuerpo hacia tu pierna izquierda y cruza tu pie derecho por detrás de tu pierna izquierda, manteniendo tus caderas encaradas hacia delante mientras doblas ambas rodillas y bajas hacia el suelo. Repítelo del otro lado.

Zancadas caminando: son las mismas que las zancadas hacia delante pero alternando piernas mientras sigues avanzando (caminando) hacia adelante. Para potenciar el ejercicio prueba de hacerlas subiendo una pendiente o escaleras.

Cómo incorporar las zancadas en tu paseo o en tu rutina de correr:

– Cada vez que encuentres una señal de Stop, haz 20 zancadas.

– Si te encuentras una subida o escaleras, súbelas haciendo zancadas.

– Cuando finalices tu paseo o tu sesión de correr, haz zancadas.

  • 10 zancadas hacia delante alternativas con cada pierna
  • 10 zancadas alternativas cruzadas con cada pierna
  • 10 zancadas cruzadas hacia atrás con cada pierna
  • 10 zancadas caminando con cada pierna