El verano es una época idónea para practicar deporte. Disponemos de más tiempo libre y el buen clima nos decanta hacia la práctica de deportes acuáticos como la natación, o de disfrutar de la montaña en bicicleta o corriendo. Sin embargo, en verano hay que tener especial cuidado a la hora de hacer ejercicio sin riesgos y, de este modo, lograr los resultados deseados. Desde Life Fitness os queremos dar algunos consejos para que el calor no os impida disfrutar del deporte de foma saludable.

Hidratación: Si el calor es especialmente intenso, hay que prevenir la deshidratación. Es importante beber antes, durante y después del ejercicio.

¿Cuál es la mejor hora?:  Es aconsejable hacer ejercicio a primera hora de la mañana o ya bien caída la tarde. Sobretodo, hay que evitar las horas en el que el sol es más fuerte (entre las 12h y las 16h).

Comer para ejercitar: Entre una hora y media y dos antes de practicar deporte, hay que hacer una comida ligera. Un buen ejemplo sería combinar cereales, fruta y leche.

Protección solar: Si vais a practicar deporte al aire libre, una buena crema con protección solar será el mejor aliado para evitar quemarse la piel. Además, para reducir el calor corporal puedes usar un pañuelo mojado en el cuello.

La ropa también cuenta: Además de buscar una vestimenta cómoda y acorde al deporte que vamos a practicar, en verano es aconsejable el uso de prendas transpirables, holgadas y de colores claros. Las fibras naturales como el algodón absorverán mejor el sudor.  Puedes encontrar accesorios de deporte y ropa en la e-shop de Life Fitness.

No olvides calentar: Estirar y calentar piernas, caderas, brazos y cuello antes y después del ejercicio evitará las agujetas.

Descansa con frecuencia y modera la intesidad de tu trabajo. Ante cualquier síntoma como debilidad, mareos, vómitos, náuseas, dolor de cabeza o sed, es fundamental detenerte, hidratarte y descansar en la sombra.

Ejercicio aire libre